Parrilladas saludables: ¿por qué es lo mejor que puedes hacer?




Tal vez, en algún momento de tu vida, llegaste a escuchar que cocinar a la parrilla puede no ser muy bueno para tu salud. O, en todo caso, ha sido una creencia que ha rondado en tu cabeza desde hace tiempo, sin saber muy bien de dónde es que ha salido.

Si de todas formas siempre has sido un fan acérrimo de las comidas asadas y antes te sentías un poco culpable al comer algo preparado de este modo, ¡te tenemos excelentes noticias! Cocinar a la parrilla es mucho más saludable de lo que has creído y a continuación te mencionaremos las razones de por qué puedes disfrutar de una deliciosa carne asada sin impedimentos ni correr el riesgo de malograr tu alimentación.

Carne jugosa siempre

Al utilizar una parrilla en la cocción de nuestra carne, se logra darle un toque mucho más jugoso que ninguna otra preparación es capaz de igualar. No obstante, para procurar que siempre sea así, es necesario que tengas en mente las siguientes recomendaciones:
  • Cocina a fuego lento y con una temperatura uniforme.
  • Cierra la cubierta del asador o, en caso de no contar con una, utiliza las tapas de tus ollas. Gracias a esto, lograrás mantener el calor constante de una mejor manera.
  • No presiones, pinches o cortes la carne mientras esta se cocina, pues así lo único que estás provocando es que pierda su jugo y se reseque.
  • Una vez la carne esté lista, déjala reposar durante unos diez minutos antes de comerla. ¡Notarás la diferencia!


Un sabor increíble

¿Quién no ama ese característico sabor que obtiene la comida cuando es asada a la parrilla? Lo mejor es que esta se logra de forma natural, realzando el sabor auténtico de los propios alimentos sin necesidad de agregar otra clase de condimentos o salsas que puedan aumentar las calorías y el sodio que ingieres. 

Los nutrientes se mantienen donde deben

Algunas preparaciones de alimentos tienden a propiciar la pérdida de nutrientes más que otros. No obstante, prepararlos a la parrilla es una de las mejores opciones para mantenerlos intactos. Por lo tanto, gracias a este tipo de cocción, tus comidas resultantes serán bastantes saludables y nutritivas, ¡así puedes comer sin culpa y disfrutándolo por completo!


Menos grasa sin perder el sabor

Al preparar la carne de esta manera, queda mucho más ligera, pues no es necesario agregarle ningún tipo de manteca o aceite ya que se cocinan en su propia grasa natural. Además, en el momento de la cocción, esta suele desprenderse y caer a las brasas, por lo que no queda alrededor suyo. Incluso, la cantidad de grasa resultante en el platillo ya cocido a veces resulta menor que en el original. 


Hay variedad para elegir

La carne roja no es el único alimento que puede colocarse sobre un asador y quedar espectacularmente delicioso. También obtendrás excelentes y ricos resultados al preparar pescados, pollo e incluso verduras de esta manera. ¡Experimenta para crear platillos más variados y completos!

Su acompañamiento

Tal vez el punto que muchos pueden tomar como referencia para creer que la carne a la parrilla no es del todo saludable, es la clase de alimentos con los cuales suelen acompañarla. No es lo mismo consumir carne asada junto con papas, queso, tocino y muchas tortillas, que hacerlo con cosas más sanas para complementar tu alimentación. 
Si quieres mantener el factor saludable, opta por verduras también asadas a la parrilla y por ensaladas de varios tipos. 


Una última recomendación

Si bien todo lo que se ha mencionado con anterioridad es correcto, hay algo muy importante que debes tomar en cuenta… ¡Nunca dejes que tu comida se queme! Mucho menos si es por culpa del fuego de las brasas

Que la carne pierda su jugosidad en caso de que ocurra debe ser la menor de tus preocupaciones, puesto que una carne carbonizada contiene bastantes sustancias que resultarán nocivas para tu cuerpo al ser consumidas en grandes cantidades, sumado al dióxido de carbono que puede filtrarse en la comida debido al humo en exceso. 

No obstante, es bastante sencillo evitar esto si vigilas constantemente la intensidad de la lumbre para que la cocción se efectúe de manera lenta. Además, opta por utilizar carne magra, así la grasa desprendida será la menor posible y no tendrás que preocuparte porque esta intensifique las llamas y genere más humo. 

Con toda esta información, ¡ahora sí puedes estar más que preparado para disfrutar de unas deliciosas y saludables parrilladas!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Descubre cuáles son los 9 mejores alimentos para nutrir el cerebro

Vegetarianismo y veganismo, ¿cuáles son sus diferencias?